El primero de julio, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) cumplió 18 años, alcanzando su mayoría de edad; sin embargo, nació como una institución mayor para México y se ha convertido en un pilar para el desarrollo del país. Es imposible imaginar a las escuelas funcionando, a los hospitales atendiendo pacientes; a los soldados y marinos cumpliendo sus trabajos a favor de México con lealtad y patriotismo sin el respaldo, sin el trabajo de quienes integran el SAT.